lunes, 4 de julio de 2011

Jugando pares bajos

Es cierto que, en determinados casos, un par bajo puede ser tan bueno como cualquier otro. Con un par bajo podemos llevarnos un bote, claro. Lo mismo que con conectores del mismo palo. Pero lo que no debemos hacer es habituarnos a jugarlos cada vez que los recibamos, porque también pueden hacernos perder con suma facilidad.

Si nos empecinamos con pares bajos o conectores del mismo palo podemos vernos obligados a jugar en una situación difícil para sostener la mano, si tenemos en juego gran cantidad de fichas. Y es probable que las perdamos.

Si somos principiantes, lo mejor es no arriesgarnos con este tipo de manos. Pero si de todos modos queremos intentarlo, debemos tener en cuenta siempre nuestra posición. Sólo es una opción jugar estas manos en las últimas posiciones, ya que tendremos un mejor panorama de las manos posibles de nuestros rivales. Jugarlas en posición temprana sería siempre un error.

Tendremos en cuenta que con conectores del mismo palo sólo podremos formar nuestro proyecto de escalera la tercera parte de las manos que juguemos. El resto de las manos se llevarán el bote aquellos con una buena mano inicial que puedan completar su proyecto en el flop.

Una mano particularmente difícil de jugar es 9-8, ya sean del mismo palo o diferente. Aún armando nuestro proyecto en el flop, es probable que en la mesa alguien tenga conectores altos y su proyecto sea mejor que el nuestro. Con esta mano, subir en el pre-flop es un error. Es preferible jugarnos con 5-6 o 4-5, antes que con 8-9.

El mismo consejo vale para un par de 5s: ir en el pre-flop para ver si podemos lograr el trío en el flop. Si no lo logramos, aún podemos intentar sacar rivales del juego, manejando nuestras apuestas correctamente.

Nunca debemos olvidar que los pares bajos y los conectores del mismo palo son manos especulativas y frecuentemente sobre-valuadas. Lo mejor es jugar con cuidado y sin exponer demasiado nuestro stack.

No hay comentarios: